Skip to content Go to main navigation Go to language selector

Colaboración inigualable

El Gripen E sueco volando junto al primer Gripen brasileño, es mucho más que una imagen hermosa, es la representación de una gran colaboración entre los países, entre las fuerzas aéreas y la industria. Aquí, el comandante de la Fuerza Aérea Sueca, el General Carl-Johan Edström, da su opinión sobre la colaboración y la importancia de un caza que no solo vence a los oponentes de hoy, sino que también permanece operativo durante décadas.

Gripen E_SWE_BRA

Category and tags

“Estoy increíblemente orgulloso de ser Comandante de la Fuerza Aérea Sueca, una nación que fabrica sus propios aviones de combate. No solo es algo notable, sino que también me permite decir con seguridad que somos superiores tácticamente.

Quiero asegurarme de que estemos en la misma situación dentro de 10 o 15 años. Quiero que mis sucesores puedan decir con la misma confianza que son superiores en cualquier situación y momento. Seremos eso con el Gripen E, pero este no es un camino para recorrer solos. Ahí está la importancia de la colaboración. Queríamos un gran socio, y lo obtuvimos con Brasil. Estas hermosas imágenes muestran precisamente eso.

Brasil es el socio perfecto. No solo tienen el conocimiento operativo y una industria de la aviación experimentada. También son parte del desarrollo de Gripen. Son un socio que, al igual que nosotros, tiene una visión y un compromiso a largo plazo. Y al igual que nosotros, quieren desarrollar su capacidad durante los próximos 20 años y más. Veo el futuro de manera muy positiva”, concluye el General Edström, comandante de la Fuerza Aérea Sueca.

Cuando se trata del futuro al que se refiere el General, se podría decir que está a la vuelta de la esquina. El programa Gripen E/F continúa funcionando con muy buen progreso a toda velocidad en el departamento de pruebas de vuelo en Saab. Actualmente hay siete Gripen E en el aire, que pronto estarán acompañados de más. La parte crítica de pruebas de vuelo del programa está casi completada y Saab ahora se centra en las cuestiones tácticas, es decir, la integración y prueba de armas, y sensores.

La verificación y validación conjunta del primer avión de producción en serie para el cliente sueco comenzó en 2019. Las entregas de producción en serie continuarán este año. Se ha entregado el primer avión a Brasil, habiendo comenzado sus pruebas de vuelo en Linköping, y en unos meses continuará con las operaciones de prueba de vuelo en Brasil.

Saab también transferirá un avión Gripen E a la base aérea de Malmen en Linköping, como parte de su estrategia de prueba conjunta con la Administración de Material de Defensa de Suecia (FMV) y las Fuerzas Armadas de Suecia, para comenzar a presentar Gripen E al cliente sueco.
Paralelamente a estas operaciones de prueba en vuelo, otras actividades relacionadas con la producción del Gripen E marchan a toda velocidad, incluido el montaje estructural, la instalación y el montaje final. Este trabajo emplea a unos 1200 empleados dentro de Saab Aeronautics y en 2020 se logrará una tasa de producción estable de 24 aviones por año.

El programa brasileño Gripen está impulsando el desarrollo de la industria de defensa nacional en Brasil. La industria brasilera está involucrada en el desarrollo de estructuras, sistemas, aviónica, producción, pruebas de vuelo y entrenamiento, para apoyar, mantener y modernizar su flota Gripen durante las próximas décadas. Algunas de estas empresas se han incluido en la cadena de suministro global de Saab para Gripen E/F. Todo este proceso generó uno de los mayores programas de transferencia de tecnología jamás realizados por la Fuerza Aérea Brasileña, y el más grande jamás realizado por Saab a otro país.

Brasil y su industria de defensa tienen una gran participación en el desarrollo de Gripen F. En total, 400 ingenieros están trabajando en el desarrollo del Gripen F (biplaza), la mayoría de los cuales trabajan en la Red de Diseño y Desarrollo del Gripen (GDDN) en la planta de Embraer en Gavião Peixoto, São Paulo. En la misma planta, comenzará a operar el Gripen Flight Test Center comenzará a finales de este año y se estima que el primer avión saldrá de la línea de producción de Embraer en 2023.