Skip to content Go to main navigation Go to language selector

Brasil mira hacia el futuro

Eligiendo el avión de combate Gripen, la Fuerza Aérea Brasilera señaló que está aumentando su capacidad al siguiente nivel.

Category and tags

Brasil es la nación dominante de Sud América. Es por lejos el país más grande del continente, limita con todos excepto con dos de ellos. Comúnmente se discute de como de uno de los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), Brasil está ubicado habitualmente entre las economías de más rápido crecimiento del mundo en desarrollo. Con su creciente perfil internacional, Brasil ha comenzado a modernizar sus capacidades de defensa y a nutrir su sector aeroespacial. En diciembre de 2013, después de muchos años de detallada evaluación, el gobierno Brasilero seleccionó a Saab para el suministro de 36 aviones de combate Gripen para su programa de combate de sus fuerzas aéreas f-x2. El Ministro de Defensa de Brasil destacó que la combinación de varias ventajas resultó ser decisiva para Saab. Señaló que la oferta ofrece el mejor equilibrio entre la alta performance operativa del Gripen, los favorables costos de adquisición y mantenimiento y la oferta de Saab de transferencia tecnológica y colaboración industrial.

Bo Torrestedt, Director de Saab del Área de Mercado Latinoamericano ha estado trabajando muy de cerca con Brasil durante los últimos 25 años. “El costo de funcionamiento de nuestro sistema es considerablemente menor que el de cualquiera de los otros postores," señaló Torrestedt. Un estudio realizado por analistas militares de IHS Janes encontró que el Gripen tiene el menor costo operativo de cualquier avión de combate occidental actualmente en el mercado, a $4.700 por hora en comparación con los $11.000 de los aviones FA-18EF Super Hornet y los $16.500 de los Dassaults Rafale, los otros dos aviones bajo consideración.

Saab compartirá la tecnología con los contratistas, y muchas partes de la aeronave serán producidas en Brasil. “El Gripen NG está dando un gran paso en la próxima generación de aviones de combate," dijo Torrestedt. “Con ello aparecen una cantidad de mejoras que lo convierten en un nuevo avión. Algunos trabajos de ingeniería y desarrollo se realizarán en Brasil, mientras que otras partes de la obra se llevarán a cabo en Suecia y Suiza. Esto es a condición de que Suiza continuará con su decisión de también comprar el Gripen." La empresa aeroespacial brasilera Embraer jugará un papel importante en la fabricación de los jets. “Saab ha prometido desarrollar una unidad de producción de estructuras aeronáuticas en la ciudad de São Bernardo do Campo en el estado Brasilero de São Paulo," dijo Torrestedt. Las negociaciones sobre los detalles del contrato se llevarán a cabo en los próximos meses, y Torrestedt espera tener un acuerdo final firmado en diciembre de 2014. Saab ya tiene un espacio significativo en Brasil, el país ha estado volando aviones de vigilancia equipados con el sistema aerotransportado de alerta temprana ERIEYE de Saab y sistemas de control durante los últimos 13 años.

La empresa también ha proporcionado equipo de entrenamiento y simulación, misiles superficie-aire, guerra electrónica y sistemas de radar de seguimiento de misiles y equipos marinos. Esta historia, combinada con el largo proceso de selección para el contrato del jet de combate, ha dado a Saab un alto perfil en Brasil que podría influir en las decisiones de los países vecinos, como Chile, México, Perú y Colombia. Torrestedt dice que durante mucho tiempo el interés de Europa en Latinoamérica estuvo eclipsado por su participación en Asia y en otras regiones, pero que en los últimos años el interés ha aumentado considerablemente. "Hoy, Latinoamérica tiene hoy una economía mucho más estable, políticamente es mucho más estable y está aumentando su gasto en defensa y seguridad, porque muchos de los países tienen material viejo y obsoleto."

 

UN PASO HACIA DELANTE

Brasil enfrenta desafíos únicos para mantener el control sobre la actividad dentro de sus fronteras. Imagine una gran franja de territorio, aproximadamente del tamaño de Europa, que está cubierta por la selva más grande del mundo. Está escasamente poblada y prácticamente inaccesible, un lugar donde los traficantes operan rutinariamente y la minería ilegal y la deforestación surgen repetidamente.

Bienvenidos a la Cuenca Amazónica del Brasil. La zona carece de infraestructura y es imposible controlarla desde la tierra. Desde 2002, Brasil también dispone de un grupo de aviones con un sistema de vigilancia electrónica con el fin de mantener la vigilancia sobre las actividades.

Erik Winberg, Director de desarrollo de negocios de Saab, era un importante participante para lograr un contrato en marzo de 2013, para actualizar los sistemas aerotransportados ERIEYE de detección temprana y control del avión de la Fuerza Aérea Brasilera e-99, hecho por la empresa aeroespacial brasilera Embraer. “Los traficantes talaban árboles y hacían  pistas de aterrizaje para aviones pequeños en la selva, decía Winberg. " Ahora, este sistema es capaz de detectar los aviones y ver donde han aterrizado. Los Brasileros bombardean las pistas de aterrizaje, y luego, un mes más tarde, existen nuevas pistas de aterrizaje, de manera que hay un conflicto continuo." Antes de que Brasil pusiera en marcha el sistema de vigilancia, dice Winberg, los contrabandistas podían operar con impunidad. Pero la puesta en marcha del sistema en el año 2002 cambió la ecuación, y dos años más tarde Brasil cambió su legislación para permitir que los militares derriben aviones bajo la sospecha de contrabando de drogas.

Los contrabandistas respondieron tratando de parecerse a aviones civiles, y así el conflicto continuaba. “La Fuerza Aérea Brasilera es muy reservada acerca de sus operaciones, pero no están jugando," dijo Winberg. Con Brasil como anfitrión de la Copa Mundial de fútbol de la FIFA en 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, es posible que se utilice el sistema de vigilancia para proteger esos lugares. México también ha estado utilizando el sistema para imponer zonas de exclusión aérea durante las visitas de dignatarios extranjeros.