Skip to content Go to main navigation Go to language selector
debris-in-space_space-domain-awareness-article-for-web.jpg

Comercialización de la economía espacial: ¿cuándo despegamos?

5 min read

Los beneficios y riesgos del 'Nuevo Espacio', donde la comercialización de la economía espacial ha llevado a una industria espacial más asequible y accesible. Pero, ¿y la regulación?

El 'Nuevo Espacio', la comercialización de la economía espacial con la llegada de empresas privadas, ha democratizado la industria para permitir una mayor innovación que nunca, pero todavía hay un papel importante que desempeñar para los estados nacionales en lo que respecta a la financiación y la regulación.

Eso dicen los dos últimos invitados del podcast Zero Pressure, con Helen Sharman como anfitriona, una serie de conversaciones informales con personas a la vanguardia de la ciencia y la tecnología, con el apoyo del Imperial College London y Saab.

Helen, que en 1991 se convirtió en la primera astronauta del Reino Unido, habla con dos destacados actores del 'New Space', que están convencidos de los beneficios de la comercialización de la industria espacial: el profesor Andy Koronios, director ejecutivo y director general del Centro de Investigación Cooperativa SmartSat , que está ayudando a impulsar la presencia de Australia en la industria espacial; y Pekka Laurila, cofundador y director de estrategia de Iceye, un fabricante de microsatélites con sede en Finlandia que lanzó el primer radar de apertura satelital del mundo.

Los beneficios del Nuevo Espacio

"El Nuevo Espacio hace posible que todos participen. Democratiza el espacio. Eso ha llevado a una innovación desenfrenada para los productos espaciales en beneficio de la humanidad”, dice el profesor Koronios, citando la navegación por satélite para vehículos, pronósticos meteorológicos más precisos y gestión de desastres, cámaras de teléfonos móviles e incluso alimentos en polvo como innovaciones que provienen de la adopción de la tecnología espacial por parte de la humanidad.

Los principales facilitadores de esta nueva accesibilidad han sido los grandes avances en la tecnología computacional. “La miniaturización de la electrónica y el aumento de la capacidad computacional y de almacenamiento de las computadoras” han hecho posible llevar satélites razonablemente económicos al espacio, dice el profesor Koronios. De hecho, el profesor señala el hecho simplemente asombroso de que hoy en día hay más poder de cómputo en nuestros teléfonos inteligentes que el que había disponible para el alunizaje del Apolo 11 en 1969.

Pekka Laurila agrega que estos avances tecnológicos han permitido las "economías de escala" que continúan permitiendo que nuevos jugadores ingresen a un mercado espacial que rápidamente está siendo "colonizado" por la industria privada; tanto es así que en EE.UU., Elon Musk y Jeff Bezos  se han convertido en los motores de la exploración espacial.

Y cuando se estima que en poco más de una década, el lanzamiento de satélites nuevos y más pequeños podría costar tan solo USD 2000 por kilo en una industria cuyo valor se proyecta en USD 1,4 billones, está claro que los días de la industria espacial tradicional han quedado atrás.

Ambos expertos esperan que esta tendencia continúe a medida que el mercado madure y las empresas se mantengan a sí mismas a través de la creciente demanda de tecnología satelital para comunicaciones, análisis e incluso tecnología financiera. La tecnología madura y la gestión de riesgos ambientales también harán que los procesos de crédito, pago y seguro sean más fáciles y económicos, lo que conducirá a un negocio New Space más resistente.

Los riesgos del "Nuevo Espacio" y por qué los estados aún tienen un papel

Aunque el profesor Koronios y Pekka Laurila comparten un punto de vista optimista sobre los beneficios del New Space, ambos también son conscientes de los riesgos. En particular, los mismos tipos de problemas de seguridad cibernética que vemos con las comunicaciones terrestres son posibles en la tecnología espacial, especialmente si la naturaleza amigable y colaborativa actual de la industria da paso a actores deshonestos.

"Aunque todavía no es un gran problema, vemos más y más satélites allá arriba y estamos empezando a ver el mismo tipo de amenazas que vemos en la Tierra", dice Andy Koronios, mientras que Pekka Laurila agrega: "Tienes que estar preocupado hasta cierto punto”, aunque cree que las mejores prácticas de seguridad que vemos en la Tierra también se aplicarán allí.

En última instancia, Andy y Pekka están de acuerdo en que las naciones aún tendrán un papel importante que desempeñar en la economía del Nuevo Espacio: el Centro de Investigación Cooperativa del primero se ha beneficiado de la financiación del Gobierno Federal Australiano y el apoyo a nivel estatal, y gran parte de la I+D clave de Iceye ha sido respaldada por el Gobierno de Finlandia y la Unión Europea. Ambos creen que los países también serán clientes importantes para las entidades privadas a medida que se desarrolle la industria.

Y, como agrega el profesor Koronios, los muchos miles de satélites que se dirigirán al cielo necesitarán regulación, algo que solo los países y las organizaciones multinacionales pueden hacer.

“Cuando los coches empezaron a andar por nuestras carreteras, surgió la necesidad de tener reglas de tránsito. De lo contrario, hubiera sido un caos. Lo mismo ocurre ahora con los desechos y otros usos del espacio”, dice, y agrega que se requieren “regulaciones, tratados y entendimientos en beneficio de todos”.


Este sexto podcast de la serie Zero Pressure de Imperial College London y Saab está disponible en la mayoría de las plataformas de podcasts, incluidas Spotify, Google y Apple.

Sus preguntas, comentarios y sugerencias para futuros debates son bienvenidos. ¡Síguenos en tu plataforma de podcasts favorita y en Twitter para mantenerte enterado!